Despensa letal

28.10.2015 | 04:45
Santiago Juanes
Santiago Juanes

Donde unos ven crisis otros descubren grandes oportunidades. He sido informado de la creación de una empresa que se encargaría de recoger a domicilio los perniles, chuletones y longanizas convertidos en estas últimas horas en peligro público para la salud. La crisis ha generado un afán emprendedor extraordinario, como se puede ver, y a talento para sacarle punta a las cosas no nos gana nadie. La despensa citada, convertida en residuos alimenticios por el informe de la Organización Mundial de la Salud, es mala malísima para el cuerpo. Fatal. Letal, si me apura, ante el estupor general del público, que mira ya con desconfianza un chuletón vacuno de la tierra adornado de patatas fritas y pimientos; no digamos ya un hornazo, con esas capas de embutidos, o un modesto bocadillo de salchichón. Qué lomo, me pregunto, habrán comido los de la OMS, porque los de Carrasco o Joselito, es seguro que no, y qué chuletones, insisto, tan distintos a los de Nacho Mulas o cualquiera de nuestra morucha. Que no, que no puede ser. Y el jamón. ¿Alguien ve en una tosta de pan cristal con tomate natural triturado con aceite de oliva y una loncha de jamón un peligro sanitario? Yo, desde luego, no. Es más, llevo años reivindicando que se expida en las farmacias gratis y sin receta, como las entradas para los espectáculos de humor. Y no me hacen caso. En el asunto de la hamburguesa, tres cuartos de lo mismo: hamburguesas hay muchas, oiga, y se trata de saber elegir o poder hacerlo. En los últimos tiempos han aparecido ofertas de hamburguesas riquísimas y variadas, además de sanísimas, como si fuesen de calabacín, por ejemplo.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies