No descartar y no renunciar es inútil

28.10.2015 | 04:45
Alberto Estella
Alberto Estella

En este momento me importan un pito quienes vayan en las listas electorales; no les digo lo poquito que me interesa que lleguemos en tren a Madrid minuto arriba minuto abajo, o que dejen decente la estación de autobuses, que Mesonero se vaya de una puñetera vez? Me importa España. En la actual circunstancia me cae de lado la desmesura de la OMS con las carnes "procesadas". Que las sienten en el banquillo y las condenen. Hoy me he arrimado un steak tartáre, de muchos quilates „gracias, Fernando Mateos, qué grande eres„, y a mí y a mi veterano colon no nos alarma ni una miajita. Me absorbe y me aflige Cataluña, o sea, España. Ya se ha producido, en sede parlamentaria, lo que estaba cantado: "¡Viva la república catalana!". Y más a más: acuerdo de los Juntos y la CUP „mayoría simple en el parlamento autonómico„, para desconectar Cataluña de España, con registro de la correspondiente iniciativa. Se trata de actos no solo preparatorios, sino consumados, de una separación anunciada.
Veamos las reacciones. Eximios juristas: la suspensión de la autonomía prevista en el artículo 155 de la Constitución es "para situaciones extremas". ¿Pero coño, esta no es límite? ¿No se ha traspasado la línea roja, con chulería, desafiando al Estado? ¿Hay que esperar a que arríen la bandera española, abran una frontera en la A-1, y lleguen a un acuerdo presuntamente internacional con Venezuela? Por su parte, el ministro de Justicia, en un alarde de valentía: "No descarto acudir al Tribunal Constitucional si se inicia el proceso".

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies