De Salamanca al cielo, por Madrid

24.10.2015 | 04:45
Juan Antonio García Iglesias
Juan Antonio García Iglesias

Los trabajos de electrificación de la línea férrea de Salamanca a Medina del Campo ya han finalizado. La inauguración de este nuevo servicio que nos llevará a Madrid en menos de hora y media está a la espera de que culmine el periodo de prueba previo a su puesta en funcionamiento con toda garantía y seguridad. Esto significa que antes de que acabe el año Salamanca estará más cerca de Madrid de lo que nunca jamás estuvo. Todo acercamiento a la capital de España es bueno, especialmente para nosotros, porque tener a tiro de piedra un filón de esa envergadura no tiene precio. Lo notaremos, tanto por los madrileños que vendrán buscando la tranquilidad que allí les falta como por los salmantinos que irán a sentir la experiencia de poder perderse vagando entre dimensiones que aquí no tenemos.
En el 2002 Salamanca fue Capital Europea de la Cultura, título que compartió con Brujas y que marcó un antes y un después. El después contemplaba la urgente necesidad del acercamiento a Madrid por carretera y ferrocarril. Por carretera se hizo realidad algunos años después con la apertura al tráfico de la autovía hasta Ávila, no así por ferrocarril..., hasta ahora. La intención era salvar en lo posible la herencia del 2002 y aunque Salamanca conserva el título, el después se vino a menos y aunque nos queda la infraestructura cultural que se levantó para celebrar por todo lo alto aquel magno acontecimiento, el juego que se le saca está muy por debajo de sus capacidades. Salamanca tiene sus limitaciones y en detalles como este se aprecian perfectamente.
El título de Capital Europea de la Cultura lo conserva con el mismo celo que cualquiera luce enmarcado su título académico después incluso de habérsele olvidado el oficio a fuer de no ejercerlo, porque el hecho de ser lo que sea no se lo quita nadie aunque lo haya olvidado todo ni tenga idea de nada, y lo seguirá siendo mientras el título „por mucho polvo que acumule„ continúe colgado de una pared. Lo conseguido en su momento vale para siempre, por eso sigue Salamanca siendo Capital Europea de la Cultura, aunque de aquella cultura de entonces le quede „además de los edificios llamados emblemáticos: Liceo, DA2, CAEM, Multiusos...„ poco más que la memoria. Sin embargo, hoy, cultura en Salamanca no falta porque hay quienes se esfuerzan y esmeran por su cuenta y riesgo para que no falte, aunque mucha de ella se administre de manera y en dosis diferentes y se elabore en otros espacios, tarea importante toda ella y, sobre todo, muy ajustada a nuestra realidad.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies