El santo de la Irene

21.10.2015 | 04:45
Alberto Estella
Alberto Estella

Es el santo de las Irenes. Dos acosadores, rechazados dulcemente por la hermosa monja portuguesa, le rebanaron el cuello allá por el año 653. La cabeza apareció en el Tajo, en el pueblo de Scalabis, que desde entonces llaman Santarem (Santa Irene), la preciosa capital del gótico portugués. Irene Lozano tiene su onomástica, pero ni es portuguesa, ni monja, ni mártir. Como se afilió al PSOE media hora antes de darse de baja en UPyD, no podemos decir que "en horas veinticuatro pasó de las musas al teatro". ¿Chaquetera? Tampoco, quienes desean cambiar de chaqueta tienen antes que quitársela, o pasar por "Vestuario Cornejo". Lo que es la poco lozana Irene es una hábil transformista, como esas profesionales del espectáculo, que traspasan una simple cortina del escenario y reaparecen súbita y milagrosamente vestidas con un traje distinto.
Puestos a comparar, más que a la santa, la Lozano, políticamente ya ajada, ha imitado a la protagonista del sainete „menudo sainete„, "El santo de la Isidra", de Arniches. En la romería del santo, la Isidra (Irene) no quiere bailar con el Epifanio (aquí Herzog, de UPyD).

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies