La ceremonia de la confusión

16.10.2015 | 04:45
Miguel Cid
Miguel Cid

Viendo lo que está pasando en Cataluña y más concretamente en Barcelona, madre de todas las batallas, no cabe duda que se están haciendo realidad los requisitos más estrictos de la confusión más ortodoxa en una ceremonia que parece orquestada por los más conspicuos maestros.
Las teorías más precisas de la ceremonia de la confusión, nos hablan de un proceso calculado e intencional para sembrar ideas falsas, antagonismos artificiales y divisiones estériles para así sacar provecho del caos resultante. Desde el romano César, la forma más fácil de vencer a un colectivo más numeroso y poderoso es dividirlo en fracciones y si además están enfrentadas entre sí y mantienen desavenencias y rencillas serán ellas mismas las que hagan el trabajo sucio.
Nuestro Fernando Arrabal en su obra "Celebrando la ceremonia de la confusión", así lo explica también, y no hay que olvidar que igualmente está basada en un proceso judicial que le afectó personalmente. Aunque hay que aclarar que fue en época del franquismo y ante un tribunal especial como era el de Orden Público, lo que es totalmente ajeno a nuestra realidad actual.
No hay más que ver el esperpéntico ritual montado con motivo de la declaración como imputadas ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de la exvicepresidenta Joana Ortega y de la consejera Irene Rigau, ambas del Gobierno catalán, el pasado martes, y no digamos de la declaración de ayer del propio Mas, convertido en mártir del catalanismo sufridor.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies