Gastronomía

09.10.2015 | 04:45
Santiago Juanes
Santiago Juanes

La Capitalidad Cultural Europea de 2002 nos dejó un prestigio que se nos reconoce y del que presumimos, y un legado de espacios culturales que aprovechamos. ¿Qué nos dejaría ser capital española de la gastronomía? No lo sé pero no recuerdo que haya dejado nada en las ciudades que lo han sido, entre las que no están San Sebastián, Bilbao, Barcelona, Madrid, Coruña, Cádiz o Málaga, en las que doy fe que se come muy bien y orlan su escudo con varias estrellas Michelín. Por cierto, tenemos una, la de Víctor Gutiérrez, que mantiene con enorme mérito y gran discreción. Lamento irrumpir así en la polémica gastronómica de estos días para decir que quiero ser capital española de la gastronomía, sin pagar canon de ningún tipo –151.000 euros piden los que otorgan la distinción--, y quiero ser una capital española de la gastronomía cultural y no sólo turística. Dicho de otra forma, me gustaría que además de comer bien „aquí se come de maravilla„ el comensal sintiese que lo hace en un lugar especial.
La gastronomía, me enseñaron los libros, es el arte de los cinco sentidos, y hay mesas en Salamanca donde eso se cumple a rajatabla. Pero yo quiero que el sexto, el cultural, también esté ahí, formando parte de la mesa. Podemos ser capital cultural española de la gastronomía aportando a nuestros platos el conocimiento, que ha hecho de esta ciudad lo que es, ese punto cultural que nos puede hacer distintos y añadir valor a nuestra cocina.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies