Estudiar teología en San Esteban

09.10.2015 | 04:45
Ángel J. Ferreira
Ángel J. Ferreira

A lo largo de mi vida he hecho algunas cosas que merecían la pena y de las que me siento agradecido por lo que me han aportado: hay un antes y un después de ellas, y si no las hubiera vivido, seguro que sería peor. Una es haber estudiado teología en la Escuela de San Esteban. Recuerdo bien mis dudas antes de decidirme: ¿teología para qué?, ¿tiempo perdido?, pero desbordando iniciales prejuicios me puse a ello y durante tres años no me perdí un solo día de clases: las aguardaba expectante, me despertaban toda clase de preguntas y encontraba respuestas a dudas largo tiempo sufridas, eran clases estimulantes.
¿Por qué, me pregunto ahora, cuando recuerdo con nostalgia aquellos tres intensos cursos? Sin duda, me respondo, por la calidad, intelectual y humana, de sus profesores. La misma materia, impartida por uno u otro profesor, se convierte en un rollo insoportable o, como es el caso, en apasionante desafío.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies