Portugal, qué gran lección

08.10.2015 | 04:45
Juan Carlos García-Regalado
Juan Carlos García-Regalado

Portugal ha vuelto a dar una lección de templanza y de tener la cabeza bien amueblada a la hora de decidir qué conviene a todos, único objetivo de las elecciones más allá de las malditas, y ahora siniestras ideologías. Los "portus" han dado una lección que no puede dejarnos indiferentes en estos tiempos que corren: decidir entre "ser" portugués o griego. Ser honesto y eficaz a pesar del sacrificio al que les obligó la Troika en Portugal, frente a ser un descerebrado griego, país que además de islas y cuatro aceitunas no tiene nada. Cuento.
Y no me ciega, no lo piensen, mi pública y notoria lusofilia. En los últimos años, cada vez que estoy en Portugal, viendo y sabiendo cómo viven, cómo funcionan, cómo piensan, me hago una y otra vez la misma pregunta, "¿pero estos tíos han sido rescatados?": los restaurantes llenos, el comercio resistiendo (incluso los tradicionales), la industria funcionando y funcionando con eficiencia y calidad.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies