Viento y churros

05.10.2015 | 04:45
Viento y churros
Viento y churros

El 20 de diciembre. Esa es la fecha marcada en el horizonte político a la que vamos impulsados a la velocidad del viento, capaz de llevarse por delante ramas y sombrillas placeras de buen tamaño, feroz en la Torre del Aire o Villarino de los Aires, cuyo apellido algo sugiere. El "airón" de ayer no frenó a los marchadores de Asprodes, asociación que si Pedro Serrano Piedecasas no hubiera lanzado décadas atrás ahora tendríamos que inventar, según coincidimos Jesús Juanes y un servidor en la cola de los churros dominicales. De vez en cuando me doy ese capricho. La de los Chamorro la tengo cerca y allá coincidimos, pero en otras ocasiones me he rendido a los de Ruth Sánchez, en Libreros, casi en formato de porra y lista para el chocolate Valor, que me recuerda al de aquellas madrugadas en la clásica GGG, junto al Valencia, igualmente con churros. Seguramente cada barrio tiene su churrería de guardia, yo crecí junto a la de Casimiro, que luego se hizo global exportando churros. Nadie se atreve con la historia de los churros, pero lo de freír una masa de harina viene de lejos y forma parte de las denominadas frutas de sartén, renacentistas. Ahí estaba yo, con mis churros y mi café con leche, viendo a los marchadores y evocando aquellas primeras marchas, registrando caras conocidas y reconociendo el valor intergeneracional de una cita así.
Soplaba el viento, decía, y aún se pondría peor. Este año le ha dado por el viento y hay días que hemos podido desplegar velas a todo trapo y volar. El viento de ayer traía aires electorales: no salimos de una y ya estamos en otra. Aires que nos llevan a ese 20 D de este año, que coincide con la elección de Rajoy como presidente cuatro años atrás. La fecha, como jornada electoral, me parece extraña: he consultado a varios expertos y señalan las vísperas como claves en cenas de Navidad. Podría darse la circunstancia de que los últimos mítines coincidieran con todo el mundo de cena, empapado en alcohol, tirándole los trastos al becario o secretaria de turno, y deseando que el año que viene no sea peor que el que dejamos, lo que nos lleva a la resaca más absoluta el día de reflexión, sábado, y un perezón por mal cuerpo el domingo electoral, que no sé yo.
Este es el panorama previsto para ese 20 D en el que nos jugamos la vida, nos dicen los de Standard and Poors, arrimando el ascua a su sardina, el churro a su café.. Se la juega el PP, dicen los analistas, que sitúan al partido en una posición delicada después de las últimas citas electorales; se la juega el PSOE, que tiene a la faraona andaluza con el mazo listo; y también los de Podemos, de coleta caída. De momento, los que van como un tiro son los de Ciudadanos, al que los analistas le dan de todo, o sea, que tiene el viento a favor al contrario que sus contrincantes, que lo tienen de cara. Todo eso, lo dicen los analistas, blanco sobre negro, en papel prensa usado antes para envolver churros.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies