"Habemus fecha"

03.10.2015 | 04:45
María Eugenia Bueno Pastor
María Eugenia Bueno Pastor

De entre las muchas decisiones que debemos afrontar los seres humanos, una de las más complicadas es decidir fechas. ¡Siempre entraña problema para alguien!
Inevitablemente, me pregunto cuál es la causa de la dificultad que lleva consigo decidir una fecha u otra y puedo asegurarles, que no es cosa baladí.
Ya desde la antigüedad, para llevar a cabo un negocio, reunión, evento, matrimonio e incluso la guerra, sobre todo la guerra, su fecha (día, mes, hora) jamás se dejaba al arbitrio del azar.
En la antigua Roma, un "auspicio" era un signo de los dioses, interpretado por un "augur" que llevaba a cabo una ceremonia conocida como «tomar los auspicios», y leía las pautas de las aves en el cielo. Dependiendo del pájaro, los auspicios de los dioses podían ser favorables o desfavorables. A veces sobornados o por motivos políticos, los "augures" fabricaban auspicios a favor o en contra para retardar o adelantar ciertas funciones estatales, como las elecciones.
En el fondo esos augures, lo que practicaban era la ciencia adivinatoria, de la cual salían los presagios. Así, auspicios y oráculos eran consultados continuamente por los que debían decidir si los dioses consideraban oportuna una fecha en la que, se hiciera lo que se hiciera, el resultado buscado debía conllevar el éxito.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies