Pasión por la verdad

01.10.2015 | 04:45
Tomás Pérez Delgado
Tomás Pérez Delgado

Como era de esperar, la tensión introducida en la vida española por las elecciones parlamentario-plebiscitarias catalanas –irritante oxímoron político-, está llegando también a las remansadas aguas de nuestra historiografía profesional, la que se hace y se enseña en las universidades. Quizá el simposio "España contra Cataluña: una mirada histórica (1714-2014)", celebrado hace unos meses gracias al generoso patrocinio del gobierno de la Generalitat presidido por Mr. 3%, supuso ya un punto de no retorno: en primer lugar, para ciertos historiadores catalanes, dispuestos a abrazar sin pudor la falsificación más grosera del pasado, al servicio del aventurismo secesionista; y en segundo término, para una gran parte de historiadores de Cataluña y del resto de España, dispuestos a debelar tan mistificadora operación (Juliá, Ucelay, Moreno Luzón o Álvarez Junco, entre otros muchos)
Ahora, un joven historiador valenciano, Alejandro Lillo, armado con el insobornable afán de objetividad que debe dominar a los seguidores de Clío, y sin temor a enfrentarse al clan de los Fontana, Sobrequés, Cassasas, Serra, Roura o Furió, ha puesto de manifiesto en un resonante artículo hasta qué punto la falsificación del pasado puede convertirse, como señaló Margaret McMillan, en combustible de la pasión nacionalista.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies