El langostino inmigrante

29.12.2014 | 04:45
El langostino inmigrante
El langostino inmigrante

Dicen con humor que los encuentros de Navidad impulsan cada año la figura del cuñado como fuente de conflictos familiares. Yo creo que injustamente, porque el pobre cuñado tendrá derecho a pensar como quiera y cualquier bronca o momento tenso que se pueda producir con la familia en la comida navideña no tiene que ver tanto con la discrepancia en la forma de pensar sino más bien con la desinhibición que propicia el vino y el cava. Y bueno, un hecho tan concluyente: todos los que tenemos cuñados, somos tan cuñados como él.
Bromas aparte, el espíritu navideño y la alegría propia de las fiestas corre el riesgo de torcerse cuando alguno de los comensales saca un tema de conversación más o menos polémico. Mi cuñado es un tipo estupendo, pero participa desde hace años en colectivos defensores del medio ambiente y cuando llegan las fiestas navideñas se pone muy tenso enarbolando la bandera del consumo responsable. Yo suelo empezar dándole la razón en líneas generales, pero cuando se pone cerril e intolerante ya no puedo con él.
"Mira, cuñado „me decía mientras resoplaba la cuchara con la sopa de pescado demasiado caliente„ yo paso por el aro por no hacer un feo a la familia, pero es una vergüenza que nos metamos están comilonas con la situación que están viviendo en muchas casas. Estamos abducidos por esta sociedad de consumo que nos empuja a comprar y comprar cosas que no necesitamos y comida que nos sobrará. ¿Como es posible que tiremos alimentos cuando muy cerca hay casas donde no tienen para comer? (Nuevo sorbo a la sopa) El otro día escuche en la radio a los oyentes que llamaban para dar ideas sobre cómo aprovechar las sobras de la comida navideña. Coño, pues compra menos, así comerás menos y no te quejaras en enero de esos tres kilos que te has echado encima"
A mi cuñado le gusta hablar muy clarito, pero algunos le podrían calificar fácilmente de demagogo, de predicar una cosa y hacer otra bien distinta. Se lo dije, y la conversación subió de tono.
"Pero es que no solo se trata de las comilonas de navidad. Tú fíjate en lo que compras en el supermercado. Te dan un paquete de magdalenas donde a su vez viene cada una en su envoltorio individual.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies