H a b a n e r a

20.12.2014 | 04:45
H a b a n e r a
H a b a n e r a

Cuando salí de Cuba, que también un día salí yo, fue asombrado de la capacidad de los cubanos, con no sé cuántos decenios de revolución a cuestas, para soportar tantas privaciones y llevarlas con humor. En todo caso con ritmo de habanera, en compás de dos por cuatro. Les faltaba de todo menos alegría. ¿Nos parecemos los españoles a los cubanos? Cuando salí de Cuba, donde hoy es notoria la alegría, por el acuerdo con EEUU, hice mías las palabras de un viajero inglés de los muchos que pasaron por España en el XIX: "La alegría con que las gentes de todas las clases sociales soportan el infortunio, las privaciones, el empobrecimiento, es algo que a duras penas puede creerse, hay una dignidad innata en el pueblo español€".
El eslogan del excelente anuncio de Campofrío de este 2014, es "Que nada ni nadie nos quite nuestra manera de disfrutar de la vida". Se acaba de abrasar en Burgos, quedando en escombros, su más importante factoría. Bueno, pues ha reaccionado de modo semejante a "Zorba, el griego", cuando se viene abajo el estaribel de su explotación y exclama, "¡qué desastre más esplendoroso!", poniéndose a bailar el sirtaki. Campofrío se ha marcado un anuncio de quitarse la gorra, el chapeau€ y el casco de bombero. Porque lo protagonizan Chus Lampreave, Fofito, Santiago Segura y Chiquito de la Calzada, vestidos de bomberos. Después de ver a diversos ciudadanos a los que se les han quemado las preferentes, la paciencia, el futuro€ Segura afirma, "pero tenemos algo a prueba de fuego: la capacidad de ayudar a quien tiene necesidad". Lo importante del anuncio, en boca de Torrente es: "El sentido del humor y las ganas de salir adelante no nos las quita nadie". Es un comercial en positivo y transmitiendo valores, como se propone desde hace varios años. En el 2011, con un homenaje de los humoristas al "maestro", Gila, que descansa en el cementerio, y al que Josema acaba preguntándole "¿Se puede ver el lado bueno de todo, con la que está cayendo?". La respuesta del maestro, inapelable, es con una de sus descacharrantes parodias sobre la guerra.


Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies