Del SEU a PODEMOS

19.12.2014 | 04:45
Del SEU a PODEMOS
Del SEU a PODEMOS

Seguro que a muchos de los lectores, sobre todo si disfrutan de la dorada juventud, las siglas del SEU sonarán, como a poco, a chino. Sin embargo tuvieron su importancia en la época de la segunda mitad del siglo XX en pleno franquismo. Debajo de esas siglas se escondían las palabras: "Sindicato Español Universitario" una institución muy querida por el Régimen político de la época. Recuerdo en aquel lejano año en que estudiaba primer curso de Filosofía y Letras que todas las mañanas, al finalizar las clases, recibíamos la visita del activista de turno intentando convencernos de las bondades del Régimen y las ventajas de afiliarnos al sindicato universitario. Ignoro el éxito de sus peroratas como desconozco cuántos compañeros/as harían caso a la propuesta.
Hago esta pequeña reseña de lo que fue porque históricamente está comprobado la importancia que dan a la captación de los jóvenes todos los regímenes totalitarios. La propia manera de vivir la juventud explica este hecho. El joven suele ser rebelde, utópico, creyéndose capaz de mover el mundo o de transformar la sociedad, sensible a las injusticias, soñador de una sociedad idealizada y, con frecuencia, irrealizable. Pero si la música suena bien es difícil que ejerza la oportuna crítica que casi siempre alcanza pasados unos años y cuando la realidad le da unos cuantos coscorrones.
Me dan igual las corrientes extremas de derecha que de izquierdas. Todos los totalitarismos que hemos sufrido han puesto su primer punto de mira en la juventud y ¡qué mejor plataforma que la Universidad y, sobre todo, la Facultad de Políticas!. Ahí han sembrado su mensaje Pablo Iglesias y compañía que, como un disco cansino, pero con mucha labia extienden su mensaje. ¡Ay! qué difícil de practicar y más porque, según dicen, su fuente de financiación no es deseable ni ejemplar. Encandilan a una masa acrítica que les escucha embobada. Y qué difícil es que los ya apoltronados desde hace muchos años no caigan en la cuenta de que la historia es, casi siempre, cíclica y que los españoles tenemos la fea costumbre de repetirla.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies