Políticamente incorrecta

16.12.2014 | 08:24
Marian Vicente.
Marian Vicente.

España es uno de los países con más paro de la Unión Europea, uno de los que tiene menor productividad en relación a los horarios laborales y, seguramente, será uno de los países con mayor número de políticos en comparación al número de habitantes, aunque, para ser justos, es uno de los que menos paga a sus representantes públicos. Y también podemos presumir de que los españoles tenemos una de las mejores atenciones sanitarias públicas del mundo, por mucho que todo sea mejorable y que algunos aspectos no funcionen todo lo bien que los ciudadanos demandamos. Pero hay que reconocer que nadie se queda sin atención cuando llega a un hospital aunque no tenga recursos.

Ahora podemos apuntarnos otro tanto al ser uno de los pocos países en los que las arcas públicas parece que nos permiten atender las intervenciones de reasignación de sexo. Hay pocos lugares, como ocurre en algunas de las comunidades autónomas de esta España nuestra, donde la sanidad pública asuma también las operaciones de cambio de sexo. Aquí esto es posible a pesar del enorme agujero negro en forma de deuda que tiene la sanidad. La última región española en incluir la cobertura integral a los transexuales ha sido Castilla y León que, por mandato de las Cortes a instancias del PSOE, ha decidido ser generosa con el colectivo y atender sus viejas demandas. Por cierto, las cifras oficiales hablan de unas 140 personas transexuales en Castilla y León.

El Ministerio de Sanidad de la "difunta" Ana Mato -políticamente hablando- y la Junta se han pasado tres años metiendo la tijera en todas las carteras de servicios, porque cuando ha llegado la época de las vacas flacas, es decir de la crisis económica, se ha recortado lo que probablemente era superfluo en las administraciones públicas, pero también lo que no lo era tanto y ahora, casualmente en vísperas electorales, el Gobierno regional tiende una mano a un colectivo cuyas demandas están muy bien vistas desde el punto de vista de lo políticamente progresista, pero poco explicables en términos de coherencia.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies