Navidad sin Navidad

11.12.2014 | 04:45
Juan Carlos García-Regalado
Juan Carlos García-Regalado

Nos podrá gustar más o menos, pero todos hemos de reconocer que la Navidad es una ilusión y, como tal, una "atmósfera" agradable en la que flotar durante unas semanas. Es, debería ser, una película de amor y lujo en la vida real, un cuento multicolor que nos abstrajera de lo cotidiano, de la dureza del día a día. Nos podrá gustar más o menos, pero la Navidad es, debería ser, un bálsamo, un baño caliente para desleír el polvo del camino.
Sin embargo, la Navidad se desintegra con los años en lugares como Salamanca, ciudad en la que el abandono general está llegando a límites insostenibles, aunque algunos prebostes políticos y sociales y el grupo de palmeros mediocres que les acompañan se empeñen en hacernos creer que Salamanca es el paraíso cultural y turístico de la Vía Láctea. Hace falta ser cretino y engañabobos para creer eso, que hay quien lo cree, y para pretender hacer creer eso. La corrupción no sólo es robar o cometer cohecho tras cohecho, lo es también engañar.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies