Atención al petróleo

11.12.2014 | 04:45
Tomás Pérez Delgado
Tomás Pérez Delgado

Fue Keynes quien, con una retórica de tono casi épico, señaló a los historiadores la importancia de los grandes flujos monetarios a la hora de discernir el carácter de una época o de una civilización. Así, la cultura sumeria habría tenido su basamento en el oro de Arabia, la ateniense en las minas de Laurión, la romano-helenística en los tesoros del Imperio Persa dispersados por Alejandro Magno, y los brillos del Siglo de Oro los habrían encendido los metales preciosos traídos de América.
Ya en nuestros días, una ancha corriente de dinero internacional „con algún que otro estiaje relativo„ viene fluyendo desde los países consumidores de petróleo a las arcas del selecto club de los productores, sobre todo a partir de 1973. Parece, sin embargo, que este río dinerario está disminuyendo ahora su caudal, pues el precio del crudo ha caído este año un 34%, lo que supone alrededor de 300.000 millones de dólares. España, país con un sistema productivo muy dependiente del petróleo, se ahorraría por este concepto 8.000 millones euros/año, lo que puede suponer en 2015 un incremento del PIB entre 0,6 y 1%. Un alivio para nuestras penurias, ciertamente. Y lo que es más importante, quizá duradero, si nos atenemos a las previsiones de los mercados de futuro, que operan con la idea de aumentos de solo 15 dólares por barril hasta 2020.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies