¿Celibato?

09.12.2014 | 04:45
Marta Robles
Marta Robles

Cada vez que se descubre un nuevo caso de presuntos abusos a menores en el seno de la Iglesia católica se me llevan los mismos diablos que la congregación persigue. Sin embargo, debo decir que, en los últimos tiempos, nuevos, no porque hayan pasado los siglos, sino porque ha aparecido en escena el Papa más valiente de la historia, las cosas han cambiado tan considerablemente, que me han devuelto parte de la fe perdida. Más allá de ese discurso de Bergoglio de prestar atención a los más desfavorecidos y de auditar al mismísimo Vaticano, el Papa nos ha sorprendido a todos enfrentando el problema más enquistado de la Iglesia. "No se puede ocultar la verdad", ha dicho el pontífice. Y todos hemos respirado, sabiendo, como sabemos todos, incluido él, que son incontables los casos que se han tapado, que se han justificado y que no se han castigado, desde los tiempos de Pedro.
Hay quien opina que, además de la tolerancia cero, el apartamiento de la Iglesia de los abusadores y la colaboración con la Justicia, a quien hay que entregar a los inculpados, por muy sacerdotes que sean, para que cumplan como el resto de los delincuentes, debería revisarse el voto de castidad y el celibato. Yo no se si el hecho de que los representantes de la Iglesia deban estar apartados del sexo les vuelve más vulnerables, pero tal vez sea así.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies