Los nuevos leñadores

07.12.2014 | 04:45
Román Álvarez
Román Álvarez

Vuelve el macho, el "homo rusticus", el leñador bravío. Camisa de franela a cuadros chillones, pantalón recio de trabajo, botas de montañero y mochila. Pero no el amaestrado que canta y baila en "Siete novias para siete hermanos", sino el de la versión montaraz, es decir, la auténtica representación del salvaje hombre de los bosques, el "homo sylvestris" de pelo en pecho, greñas despeinadas (ojo, sin coleta), barba en aparente desaliño, muy diferente del gañán del agro bellotero tractor amarillo y no me pises que llevo chanclas. Estamos ante el "lumbersexual", del inglés "lumber" que significa "leña", o sea, el "look" vintage del maderero aserrador con gran atractivo sexual, dicen, para las mujeres. La nueva especie que pretende rescatar lo agreste de la masculinidad perdida, según las revistas de moda norteamericanas.
Ya no mola el atildado lechuguinometrosexual de rasurada faz, esculpido cabello engominado y depilaciones láser. Está periclitado el dandi con chupa de fino cuero, camisa de lino entreabierta y pectorales cual culo de recién nacido, pantalones de pitillo y estilizados botines de tafilete. No, ahora lo que se impone es todo lo contrario: el gallardo mancebo, el mozo garrido, el instinto animal hecho carne, tocado de gorro de lana y gafas oscuras, que no desdeña la oportunidad de un buen asado como colofón a una agotadora escalada. A su lado el pequeño Nicolás parecería un lampiño pamplinas pisaverde. Surge, por contraste, la pura casta de la fiera, el estilo integral de lo auténtico, como debe ser: la leche de vaca y el vino de Toro. Faltará, eso sí, un perfume en consonancia.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies