Julio es una fiesta

30.06.2014 | 00:36
Julio es una fiesta
Julio es una fiesta

Julio es el mes de los Tomás, Isabel, Fermín, Cristóbal, Carmen, Santiago, Ana y Marta, por ejemplo, lo que indica que hay vida más allá de las primarias socialistas, la fórmula del PSOE para salir de lo suyo, o sea, la búsqueda de conde de los Laureles que se cita en la "Balada de un día de julio", de Federico García Lorca. En julio, hay pocos días para la balada porque en todos hay una fiesta; Julio es una fiesta, podría decir Hemingway, o se avisa de ella, como ocurre con la Mariseca salmantina. En julio nos despertamos con alboradas, desayunamos perronillas, comemos paellas, chanfainas y hasta algún calderillo; y alguna tarde que otra hay sardinada a costa de la fiesta. Y trajinamos con las imágines por tierra y por agua, las subimos y las bajamos, celebramos ofertorios a sus pies, y lanzamos chupinazos al cielo azul previsto y deseado. Hay jazz en los patios y teatros en las plazas y las cuevas, veremos los rizos de Bisbal sacudirse al compás de sus giros y donde haya fiesta se danzará, como en aquella canción de Franco Battiato "Yo quiero verte danzar". En julio, el claustro de Fonseca se llenará de cultura „esta semana Verónica Forqué„y en absoluto quedará triste y solo. Las fiestas trazan en julio otra ruta o camino que se une a los ya dibujados y señalizados desde La Salina como recurso turístico y modo de conocer lo nuestro y que tenemos más cerca. Una ruta que va desde Terradillos hasta Santa Marta y pasa por Buenavista, Mancera de Abajo, San Cristóbal, Herguijuela, Alba de Tormes, Escurial, Candelario, Matilla de los Caños, Mozárbez, Santiago de la Puebla, La Maya, Mozárbez, Candelario? con paradas imprescindibles para ver en Alba la procesión de la Virgen del Carmen por el Tormes o en Fuenterroble el prodigio de contemplar el 25 de julio a las ocho de la tarde cómo el sol ilumina el rostro de la imagen del Cristo. Incluso el izado de la Mariseca tiene su punto recordando otros tiempos en otra Plaza Mayor. Nuestro julio, en la capital, nos depara el paisaje humano de los estudiantes extranjeros que vienen a aprender español y de paso otros conocimientos; siempre ha sido así, que nadie se escandalice por ello y ni apele a tiempos pasados, que, como sabemos, están hoy muy mal vistos. Se impone lo nuevo y lo joven, y si hay que mirar atrás se recomienda hacerlo sin nostalgia.


Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies