Defendamos la democracia

29.05.2014 | 04:45
Juan Carlos García-Regalado
Juan Carlos García-Regalado

El domingo fui otra vez a votar. Yo voto por dos razones: porque me hace volver a mi colegio, el Francisco de Vitoria, y por responsabilidad social, porque creo en la democracia, aunque sea una democracia tan débil, tan oscura, y tan enferma como la española.
Y es que la democracia en España está deslizándose peligrosamente hacia una suerte de "jaula de grillos" en la que los mediocres habituales se hacen acompañar de radicales y violentos, y ahora también, ¡lo que nos faltaba!, de populistas, que son, por si no lo saben, la peor basura que puede contaminar una democracia y todo el sistema socio-político que la sostiene.
Fíjense si la democracia española estará enferma (la europea empieza a agonizar), que fui a votar y voté. Voté al PP, a quién si no; pero voté contra mi voluntad, pues el PP no merece ahora un voto, al menos el mío, convencido. Entiendo votar como acto de fe, un momento de felicidad por un futuro mejor. El domingo, en cambio, me arrastré hasta la urna para votar, y voté casi cerrando los ojos.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies