Retóricas envenenadas

26.05.2014 | 04:45
Retóricas envenenadas
Retóricas envenenadas

He tenido que enviar esta columna de lunes a mi periódico sin conocer el resultado de las cuentas, cuentos y recuentos de esta campaña electoral europea. Atrás quedan retóricas envenenadas y episodios inciviles de triste recuerdo, alguno de ellos difícil de olvidar que me lleva a soplar un beso azul al cielo. Recógelo, Isabel, es tuyo. No sé si mi voto habrá ayudado a Arias Cañete a subirse a Europa. No sé los argumentos que esgrimirán los derrotados para justificar su fracaso. Aunque fácilmente puedo presumirlo. La retórica política acaba siendo tan recurrente como previsible. Antes y después de las elecciones. De ahí que no me sorprendiera que tras las declaraciones del candidato Arias Cañete (ciertamente, poco afortunadas), Doña Elena saltara como un pointer sobre su presa para hincarle el diente cual si de un bisonte paleolítico se tratase. Era de imaginar. La memoria socialista se ha hecho esclava del desagravio machista y hace uso del mismo con un entusiasmo preocupante. Como si solo ellos estuvieran al cuidado de luchar contra la desigualdad hombre-mujer. Fue errar Don Miguel, y ya estaba la compañera Elena reescribiendo el pasado fascista del macho ibérico. Yo pensaba que la violencia de género era otra cosa. Que la conquista de Europa se merecía discursos más elevados y no diatribas prehistóricas y otras memeces. España si quiere progresar tiene que mirar hacia adelante y no estar permanentemente echando la vista atrás, como si no pudieran ofrecerse más que viejos recuerdos. Porque los exabruptos contra las mujeres no han sido patrimonio únicamente de las derechas.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies