Chicles

22.05.2014 | 04:45
Juan Carlos García-Regalado
Juan Carlos García-Regalado

Me llama mi amigo A para contarme casi un secreto, consciente de que denunciar algo que no entre en algún decálogo del "buenismo" te marca para que todos en el país de los idiotas te señalen como alguien "con" sentido común, educación€; que todos sepan que eres un "peligro" público€ Me dice, "¿te has dado cuenta cómo está el suelo de Salamanca por culpa de los chicles?" Y en particular le indigna cómo está el enlosado de la Plaza Mayor de soportales adentro, acribillado por la goma de mascar de los miles y miles que aún no se han dado cuenta de la diferencia que hay entre vivir en una ciudad y en una pocilga, pues escupen sus chicles donde les place, como ocurre en la mismísima puerta del Ayuntamiento mientras la gente hace cola para comprar un helado sobre una negra y asquerosa alfombra de "chewing gum"...
No sé si estaría bien visto pedir la mano dura de Singapur, donde se te cae el pelo y los empastes por tirar un papelito al suelo, imagino que no, pues España es una juerga continua donde terrorismo, asesinatos, violaciones, robos, o corrupción€ viven de una Ley laxa, o de una aplicación laxa de la Ley. Por tanto, perseguir a un psicópata urbano o a un terrorista del espray „mamá, tu "nini" quiere ser artista„ no está bien, que nos llaman reaccionarios, y así guarros y gamberros deben ocupar su sitio en la sociedad, como los cirujanos vasculares o los electricistas.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies