La venganza

20.05.2014 | 04:45
Marta Robles
Marta Robles

Soy poco rencorosa y aunque me duelen las maldades que recibo de otros, sobre todo si hay premeditación, trato de olvidar siempre que puedo, y si no, de perdonar, que proporciona mucha paz. Lo de perdonar, lo consigo, digamos, casi siempre; lo de olvidar no y, a veces, hay afrentas que me ponen la carne a la temperatura de un caldo de pollo. Con todo, jamás, ni cuando he tenido oportunidad de servirla fría, que es como dicen que mejor sabe, he optado por la venganza. No la entiendo. Ni la respeto. Y menos, claro, cuando vuelve locos a quienes la practican. Tal vez de ahí mi impotencia para comprender a María Montserrat González, a su hija Montserrat Triana e incluso a su amiga, la policía Raquel Gago, que también ha resultado implicada en el asesinato de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco. Dejo para los chascarrillo las bondades o maldades de la víctima y me ocupo solo de las mentes que se ponen a idear un asesinato, tras un despido. Se que todo lo que implica ruptura, carencia o pérdida, conlleva dolor y en muchas ocasiones, casi en todas, ira, rabia y desazón?, pero ¿también lleva a tres mujeres normales y cuerdas a jugarse su propia vida, aunque sea en el sentido figurado, matando a otra persona?

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies