Un crimen para la reflexión

15.05.2014 | 04:45
Julián Ballestero
Julián Ballestero

No hay motivo ni justificación para un crimen como el cometido contra la que fuera presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco. Ni el despido fuera justo o no, ni el perjuicio económico por muy grande que fuera (que tampoco era la ruina), ni la enemistad política o personal, ni la inquina más visceral por todo el conjunto pueden llevar a una persona normal a cometer un asesinato a sangre fría, con saña y premeditación, como lo fue el perpetrado en la tarde del pasado lunes en León.
No parece un caso de locura colectiva (madre e hija), pero sí un reflejo de una profunda maldad, más allá de lo comprensible; la consecuencia de una brutal capacidad para matar en alguien que no ha crecido en un ambiente de violencia, sino en un entorno social acogedor.
Una crueldad terrible (¿y hereditaria?) es la única causa del crimen. El hecho de que Carrasco fuera política de profesión resulta secundario respecto a la vileza de la autora de los disparos y de su hija. Por eso no viene a cuento interpretar el ataque como un atentado contra los partidos políticos ni como el resultado de la indignación de los ciudadanos afectados por la crisis. Como cualquier asesinato de un representante elegido mediante el voto, este crimen constituye un golpe a la democracia, pero no era ni mucho menos esa la intención de María Montserrat González-Fernández y Montserrat Triana Martínez González, cuyo móvil era la vendetta personal por un odio de muchos años.
Lo que debería mover a una reflexión de contenido político no es tanto el vil asesinato de Isabel, sino la reacción de la sociedad ante los hechos. Lo que hemos visto y leído en las redes sociales en los últimos días, con tantos ejemplos de faltas de respeto, apologías de la violencia, calumnias e injurias contra la víctima y contra la clase política, constituye la secreción de una sociedad enferma, el regurgitar purulento de un colectivo de marginados que no creen ni en la democracia, ni en la ley, ni en la vida.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies