Divino y humano

08.05.2014 | 04:45
Anselmo Santos
Anselmo Santos

Desde luego es muy fácil decir así, rotundamente: "Hace 70 años todo era más hermoso". Y también que: "Ves y sientes como ha transcurrido el tiempo y revives momentos de tu vida que sucedieron hace 70 años como si hubieran sucedido ayer".
Recuerdo que mi amigo, Luis Conde Castro, amigo de los "pocos, que yo digo que me están quedando", siempre me preguntaba cuando nos veíamos en Villaflores? ¿Por qué quieres tanto al pueblo de El Cerro? „Y yo siempre le contestaba „¡Porque mi padre fue feliz en él!„.
Hace unos días Luis y yo quedamos emplazados para que cuando "mejore esta primavera esperada", ir hasta este pueblecito en el límite de la provincia salmantina y ver en la realidad, lo que yo le contaba tantas veces con la imaginación. Yo quería enseñarle la vieja casa en que tan buenos ratos pasé hace 70 años, casa que habitamos y que aún perdura situada en la plaza y enfrente del pilón de dos caños y agua eterna. Quería trasmitirle la sensación que aún mantengo cuando al entrar en la planta baja salía un olor inconfundible propiciado por la fermentación de las uvas que descansaban en el lagar. O los dormitorios de la primera planta con aquellas camas enormes y que para subir a ellas había casi que "gatear".

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies