Sapiens pero menos

26.03.2014 | 04:45
Alberto Estella
Alberto Estella

Aunque pertenezco al reino animal, a veces me gustaría pertenecer más, ser un animal irracional, aunque sin llegar a hincha ultra de fútbol, o a nacionalista radical, que tampoco es eso. Semejarme más por ejemplo a un cigüeño, como esos vecinos catedralicios que observo desde mi privilegiado observatorio. Estos días acarrean palitroques, trapos, barro, para su nido, no tienen que pagar comunidad de vecinos, de vez en cuando copulan sin necesidad de ocultarse, van a comer al vertedero sin tener que seguir hojas de ruta ni pasillos aéreos, almuerzan gratis a la carta, no se preocupan del precio del cereal ni de los añojos, y regresan con su pareja. Por cierto no he visto ni una sola cigüeña que llevara en el pico a un bebé, ni siquiera camiseta del Barsa o del Madrid. Mientras tanto nosotros tenemos que ir al supermercado y pagar, llevar los alimentos a la nevera, abonar la luz? y pelearnos con el prójimo, por discrepar en política, no compartir el mismo credo, disputar una plaza de aparcamiento, invadir sus posesiones, o sencillamente un quítame allá esas pajas. Los animales más parecidos a los humanos son las liebres. No me refiero aquí al famoso "Caraliebre", ni a la literaria liebre de marzo de "Alicia en el país de las maravillas", sino a la nuestra, al lepórido que boxea, aunque sea para aparearse. Nos semejamos a las liebres porque además de recrearnos con la carroña, andamos frecuentemente a puñetazos, y no solo con la hembra.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies