Adolfo

25.03.2014 | 05:00
Marta Robles
Marta Robles

La noticia de la muerte de Adolfo Suárez se ha alargado en el tiempo, después del comunicado de su hijo mayor, advirtiendo de ella 48 horas antes de que se produjese. Supongo que la familia llevaba tanto llorando su pérdida, producida años atrás, cuando dejó de conocer, que necesita compartir estos últimos momentos, especialmente duros. No es sencillo ver como se extingue, lentamente, la vida de quien tanto amamos y menos aún llegar a ese punto en la que tenemos que escribir la fecha y hora en la que se irá para siempre. Pero lo cierto es que, tal vez a ese anuncio, se ha ido no solo entre los suyos sino también con todos los españoles rindiéndole homenaje desde todos los medios de comunicación y desde la propia calle. No ha habido político o ciudadano de a pie que no haya reconocido sus méritos y su valentía y que no le haya considerado benéfico corresponsal del éxito de la transición española. Eso que se lleva Adolfo Suárez, aunque no lo haya podido disfrutar en los últimos tiempos, por su perversa enfermedad; y eso que se quedan sus hijos que, pese a la suerte de tener un padre reconocido por la historia, por mucho que en su momento tuviera que dimitir como presidente o en buena parte gracias a su valentía al hacerlo y al enfrentarse a los golpistas del 23 F, no han tenido siempre la existencia más feliz.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies