La herencia de Suárez

23.03.2014 | 04:45
Julián Ballestero
Julián Ballestero

Ya no quedan políticos como Adolfo Suárez. Con el expresidente del Gobierno se nos va no solo la gran figura de la Transición, sino también un modelo para todos aquellos que se dedican a la cosa pública. Mientras el de Cebreros agoniza, España llora una forma de hacer política que todos añoramos: las maneras de un dirigente convencido de asumir una misión histórica, imbuido del espíritu de servicio a su país y dotado de una capacidad de seducción a prueba de contratiempos.
Miramos a la nómina de mandatarios que nos han tocado en suerte en los últimos años y no encontramos nada que se acerque siquiera al perfil del primer presidente de la democracia. Suárez fue una figura singular en un ambiente irrepetible. Aquellos años en los que los españoles construimos un sistema en el que cabíamos todos, forjado en un consenso que se basaba en la aceptación de la diferencia y asentado en la grandeza de quienes supieron ceder en favor del interés general.
Por aquel entonces se dedicaban a la política los mejores de los nuestros. Las más clarividentes cabezas de la Universidad, los cuadros más eficaces de la alta Administración del Estado y los bregados excombatientes del franquismo. El enemigo no era el que pensaba diferente sino el que intentaba devolver a España a los tiemos de la caverna. El gran pecado no era la corrupción sino la intransigencia.
Así un puñado de grandes hombres, con Suárez al frente, pactaron la transición y fraguaron la Constitución sobre la que se asentó el sistema democrático que llevó a España a décadas de progreso, convertida en un ejemplo para el mundo.
No fue una transición perfecta, ni una Constitución ideal, pero seguramente sí fue el mejor andamiaje posible para levantar un país tras cuarenta años de dictadura.
Los agujeros de aquella tarea de titanes que lideró quien ahora nos abandona tenían que haber sido rellenados por las generaciones posteriores. Pero, ¿qué hemos hecho con la herencia de Suárez? Si la enfermedad no hubiera nublado su mente, ¿se sentiría orgulloso del desempeño de quienes le han sucedido al frente de los destinos de España?

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies