Promoción de turismo en Moscú

20.03.2014 | 04:45
Julián Ballestero
Julián Ballestero

Si la Junta de Juan Vicente Herrera se va a Moscú a promocionar el turismo castellano y leonés en estos tiempos revueltos es porque alguien de la Consejería de Cultura que dirige Alicia García no lee los periódicos. A la vista de los tiros y las revueltas en Ucrania, que han provocado las sanciones de la señorita Pepis de Europa y de Estados Unidos, no es el momento de vender tocino de cerdo ibérico a los rusos, que se están haciendo panceta con la piel de los ucranianos, y mucho menos de invitarles a visitar Salamanca, porque igual les gusta y se la anexionan al más puro estilo Putin.
La prensa no le leen en las alturas y pasa lo que pasa. Por ejemplo: el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, y su homólogo vasco, Jon Arpón (con antecedentes de ballenero) coinciden en su valoración de la crisis de la ambulancia que no recogió a una niña a punto de morir en Treviño. Los dos políticos aseguran que fue una decisión médica, independiente de los conflictos de competencias y de territorial que dividen a ambas autonomías y eso lo dicen Arpón y Sáez porque, como los técnicos de turismo de la Junta, no leen la prensa. Porque ya se ha publicado en estos días que a los padres de la niña de tres años, finalmente fallecida, les dijeron los de urgencias de Vitoria que pidieran la ambulancia a Miranda porque pertenecían a Castilla y León. Y la madre no consiguió ablandarles el corazón competencial ni prometiendo que pagaría el vehículo de su bolsillo.
Un ejemplo más, si bien muy grave, del sin sentido de las fronteras autonómicas, precisamente en un punto donde la gasolina cuesta mucho más cara en la parte de burgalesa que en la vasca, y así nos va a los de acá.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies