Los días del No-Do

22.12.2013 | 04:45
Santiago Juanes
Santiago Juanes

En según qué cosas y según con quien hables estamos retrocediendo a los tiempos del No-Do, los noticieros franquistas que de vez en cuando se ocuparon de Salamanca. Juan Antonio Pérez-Millán habló de ello el viernes en el Liceo y presentó un libro que recoge estas apariciones impulsado por el Centro de Estudios Salmantinos; hace algunos meses, en una lección inaugural de curso de la Universidad Pontificia, se habló de la Semana Santa salmantina en aquellos boletines que abrían las sesiones de cine. Camino de sus setenta años como universidad, su rector, Ángel Galindo, será el encargado de hacer la ofrenda floral a Unamuno el próximo día 31 de diciembre, último día del año. Puestos a recordar celebraciones, que nadie olvide que mañana nuestro Vicente del Bosque cumple años: nació en 1950. Por otro lado, acabamos de recibir un librillo maravilloso, entrañable y emocionante de nuestro Luciano González Egido bajo el título de "Libre indirecto", que era el encabezamiento de sus artículos en "Pueblo" hace años. Y una selección de ellos da forma a este regalo navideño y a la vez conmemorativo de los 85 años que cumplió el pasado ocho de octubre. Leemos en la contraportada: "He defendido la libertad, incluso con el general Franco, y ahí están las hemerotecas. He creído en la libertad, incluso con las decepciones democráticas, y ahí están los hechos. Hoy, que esto se termina, sigo esperando en la libertad, incluso desde el silencio". Sólo el genio literario es capaz de resumir en tan pocas líneas una biografía. Líneas que dan para pensar en ellas aún en estas horas en las que todos tenemos el pensamiento en que la suerte nos saque del lío. Pero lo hacemos con pocas ganas a la vista del bajón de ventas de décimos: quizá desconfianza, quizá falta de dinero. Puede que ambas cosas. Cierto que ya no estamos en la lista de provincias sin Gordo, pero tampoco sirve de consuelo. Los pesimistas dicen que también en este apartado regresamos a los días del No-Do, en el que nunca fuimos noticia por la Lotería de Navidad, cuyo Gordo solía irse a lugares en los que la desgracia había pasado para mal de sus vecinos, que recibían un cierto alivio con la suerte. Un amigo lotero nos ha asegurado que no tenemos dinero ni para encargar la suerte.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies