Atasco histórico

16.12.2013 | 04:45
Santiago Juanes
Santiago Juanes

Como en otros tiempos la Plaza Mayor se llenó de coches. Coches de aquellos tiempos. Muchas generaciones ignoran que por esa Plaza circularon coches y hasta aparcaron en ella, incluso en ella paraban los autobuses urbanos de Salamanca. De hecho, ese servicio de autobuses se inauguró en la Plaza Mayor el 21 de diciembre de 1924: el año próximo, 90 años. Joaquín Guevara Rodán, sargento ingeniero de ferrocarriles, fue el primer concesionario del servicio. En abril de 1971 el Ayuntamiento ordenó que los autobuses saliesen de la Plaza Mayor y se establecieran en la del Mercado; era alcalde Marcelo Fernández Nieto, padre del actual, Alfonso Fernández Mañueco, que poco después dimitía por presiones relacionadas con ciertas tasas educativas. Su sucesor, Pablo Beltrán de Heredia, comenzó a ponerle coto a los coches cerrando el acceso a la Plaza Mayor desde la Plaza de Los Bandos y Prior, dejando abierta exclusivamente la entrada de Poeta Iglesias y la salida por la calle de Toro. Poco después, desaparecían de la ella los coches y quedaban en el aire proyectos para construir en su subsuelo un aparcamiento e incluso un túnel que la atravesase, aunque el único aparcamiento subterráneo que por aquellos días estrenó la ciudad fue el de Santa Eulalia. Aquellos coches de entonces regresaron ayer a ella, a la Plaza Mayor, en el Día del Aguinaldo del Guardia Urbano, una fiesta que hace diecisiete años Rafael Arriba y Javier Lorenzo para homenajear al que hoy se denomina policía local y entonces guardia urbano. En determinados cruces los guardias dirigían el tráfico desde una plataforma y algún que otro dejaba allí un aguinaldo, un obsequio.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies