Pensamiento y ofensa

01.12.2013 | 04:45
Rafael Martínez-Simancas
Rafael Martínez-Simancas

Pensar es ofender, sin duda, y cuánto más piense el ciudadano mayor será su insolencia. La Ley de Seguridad Ciudadana se dirige contra todo aquel que tenga la osadía de tocarle las narices al poder, en especial el ultraje al concepto de España. Se adentra la Ley en el peligroso terreno de la ética y del pensamiento que nunca han delinquido. Pudiera parecer que somos un pueblo bárbaro ingobernable al que hay que crujirle a multas pero todo lo contrario, es asombroso nuestra capacidad de aguante y más cuando otros se apropian del concepto España con impunidad absoluta.
La Historia nos dice que siempre fue así, en lugar de buscar un estado laico con la división de poderes que ya tenían en Francia elegimos tirar del coche de caballos en el que regresaba el gran felón de Fernando VII y gritar algo que nos define muy bien: "¡vivan las caenas!". De otra forma no se entiende nuestro XIX, ni cómo permanecimos al margen de cualquier atisbo de modernidad encerrados en un falso culto por la patria que no era otra cosa que un canto a la esclavitud y a los señoritos del pueblo; Delibes tiene completa vigencia hoy, existen los nuevos "santos inocentes".
Si no fuéramos tan dóciles las ofensas a España que vivimos de manera constante nos hubieran hecho sacar a la fiera que llevamos dentro pero es gato doméstico.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies