Refugiados en el error humano

29.07.2013 | 04:45
CARLOS RINCÓN
CARLOS RINCÓN

Hasta la prima de riesgo, los sobres de Bárcenas y la omnipresente crisis se quedaron sin respiración. El dolor de vidas "amputadas" se extendió de inmediato por todo el país tras una tragedia que deja demasiados interrogantes abiertos.
Los dedos acusadores apenas han tardado en señalar a Francisco José, quien, pese a sus desacertados comentarios en las redes sociales donde presumía de llevar la aguja del velocímetro en 200, también parece tener un expediente "intachable". Sobre los hombros del maquinista se ha soltado el peso de 79 muertes. Pocos parecen albergar dudas de su responsabilidad, pero tampoco se le debe convertir en cabeza de turco. Al margen de la responsabilidad del conductor, los viajeros compraron un billete a una compañía que no puede refugiarse en el error humano, la negligencia o un desvarío transitorio para justificar lo ocurrido.
En un país que presume de estar a la cabeza de la alta velocidad ferroviaria, no puede justificarse una catástrofe de tales dimensiones en un "mal día" de quién lleva lo mandos del vehículo.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies