La repoblación mental

28.07.2013 | 04:45
ANTONIO CASILLAS MURIEL
ANTONIO CASILLAS MURIEL

La luna tiene dos caras, pero hay que estar en ella para ver la que se nos oculta y puede que desde allí veamos más de cerca la cara a ese hombre que quema los pinares, que posiblemente no sea de linaje español.
Sólo en Mallorca se registran ya 1.600 hectáreas arrasadas, pero toda España está que arde, por unas cosas o por otras, y la única esperanza es que nos caiga del cielo el maná o bien la lluvia. En Ayora, Cembranos o Trujillo se afanan en apagar los incendios. Cuando los dioses nacían en Extremadura no lo hubieran permitido.
No hay que echarle toda la culpa de los incendios a la alta temperatura, sino a la baja moral de algunos ciudadanos, ya que en un alto porcentaje son provocados.
En España hay fichados cincuenta y tantos pirómanos de carné. Locos que se ponen muy contentos al contemplar las llamas.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies