Algo sabíamos

08.07.2013 | 04:45
Algo sabíamos
Algo sabíamos

Aplanados por el calor, el impacto de las declaraciones de Bárcenas a Pedrojota hubiera sido mayor en otro momento. Pero ahí está lo que todos intuíamos: que en la financiación del PP no todo ha sido trigo limpio y que el material que tiene –los famosos "papeles"„provocarían el desplome del mismísimo Gobierno. Nada de lo que no tuviésemos ya alguna sensación y así se lo hemos hecho saber a los encuestadores del CIS y otros institutos sociológicos al colocar la corrupción entre nuestros principales dolores de cabeza. El asunto ahora es ver la semana de pasión que encara el PP con los Floriano, Cospedal, González Pons y compañía intentando decir algo coherente y que no provoque el sonrojo nacional. Quizá Esperanza Aguirre, amiga de Pedrojota, conociese el contenido de la entrevista a Bárcenas y dijera con toda intención aquello de que estaba abochornada de la corrupción en su partido. Cospedal, una vez más fuera de juego, quizá deba enmendar lo que dijo del estriptís de su partido y señalar que es su ex tesorero el que esté desnudando a su formación. Con semejante panorama llega a su casa nuestro Chema de la Peña para rodar Te amaré sobre todas las cosas, una película de amores que matan, al estilo de aquel clásico de Joaquín Sabina, y que puede aplicarse al asunto Bárcenas. Tiene mérito que con la que está cayendo nuestros directores se metan a hacer películas, pero qué otra cosa pueden hacer.
Mete miedo el calor, como mete miedo el ex tesorero a su partido, aún entre rejas, que confía en los brotes verdes como alivio. Estaremos mejor en 2015, se dice, pero todos sabemos que eso es mucho decir. Todo es tan frágil en nuestros días. Miedo, decíamos, como los toros de San Fermín, nada que ver con los que hoy toman la calle Azafranal, la última calle en ser peatonalizada por ahora. Los bien informados de siempre dicen que la peatonalización del Pozo Amarillo está al caer. Veremos. La delicada situación comercial de la Plaza del Mercado quizá desaconseje por ahora esa acción. De momento, la peatonalización de Azafranal ha permitido que la hostelería de la calle saque terrazas, para alivio del calor extremo de estos días, que revienta termómetros y obliga a refugiarse durante el día y salir por la noche hasta que a uno le rinda el cansancio. Pero el calor no impidió que un año más taxistas, camioneros, empresarios de autoescuelas, amigos de coches de época (ay, los maravillosos "600") y compañía acudiesen ayer a recibir la bendición de San Cristóbal. No hay gremio en nuestros días que no sea un quejío, un ay permanente, y el del transporte está ahí: centimazo, precio del combustibles, impuestos, más gastos que ingresos, competencia desleal, falta de trabajo, guerra de precios, desánimo, enfermedades profesionales? no hay muchas ganas de fiesta en el sector, como tampoco en otros gremios donde también se aprietan los dientes. Como alguien dijo ayer, una bendición no le hace mal a nadie y nunca se sabe. Ay, la fe. Tantas cosas hoy son una cuestión de fe.


Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies