La graduación

20.04.2013 | 04:45
JUAN CARLOS GARCÍA-REGALADO
JUAN CARLOS GARCÍA-REGALADO

Hace unas semanas asistí a una graduación universitaria en el Palacio de Congresos, aunque en realidad creo que me confundí de acto y me metí en un proceso de selección (los que no saben inglés lo llaman "casting") para participar en la edición 3.367 de "Gran Hermano". También puede que, como Ana Torroja, me colara en una fiesta ofrecida por Silvio Berlusconi en honor de las despampanantes licenciadas universitarias. No sé qué pensar.
De entrada he de decir que no me gustan las fiestas de graduación que, desde hace unos pocos años, celebran cada año las facultades de la Universidad de Salamanca, aunque he de reconocer que generan un importante volumen de negocio a la economía local, sobre todo en hostelería, moda y regalos. Y no me gustan dichas fiestas por la sencilla razón que la Universidad española no tiene tradición y, como se trata de una mala copia de los actos de graduación anglosajones, me parece eso, una copia, una malísima copia y además organizada con muy poca seriedad, con nula solemnidad, y con una sobredosis de frivolidad, pues la "imposición de bandas", visto el atuendo elegido por las futuras licenciadas para la ocasión, se parece más a un desfile de "Victoria´s Secret" versión "Spanish Maruja" que al excelso ("excequéééé?") acto académico que supuestamente se celebra para alegría, silbidos y ovaciones chunda-chunda de familiares y amigos.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies