Erre que erre

20.04.2013 | 04:45
JUAN ANTONIO GARCÍA IGLESIAS
JUAN ANTONIO GARCÍA IGLESIAS

Desde el batacazo en Botswana, su majestad el Rey nuestro señor, por pitos y por flautas, no ha levantado cabeza. ¡Dios, qué racha!
Que si las circunstancias que rodearon a aquella fatídica caída sufrida durante un safari organizado de tapadillo, que si sus secuelas, que si la entrada en escena de Corinna zu Sayn-Wittgenstein tomando posiciones... y de qué manera, [todo el encuadre para ella]. Que si los negocios de Urdangarín, su yerno, que si la participación en esos negocios de su augusta hija, la infanta Cristina, esposa de su yerno, que si patatín, que si patatán..., anda la Corona, por unos y por otros, que se tambalea. Solo el Príncipe de Asturias parece librarse de la quema. De él no se sabe que esté metido en ningún berenjenal, y si a estas alturas de la historia no se sabe nada de eso es que no lo está. Alguien hay en la Familia Real a quien poderse agarrar. Algo es y no precisamente poco.
A todo esto „y como consecuencia de ello„, la fiebre republicana ha subido hasta el delirio, y mientras el juancarlismo [que hasta ahora había significado el respaldo a Don Juan Carlos de los no monárquicos] cae en picado, el republicanismo gana posiciones, y ahí andan los republicanos de toda la vida aprovechando la coyuntura y haciéndose notar más que nunca.
Se han visto estos días atrás, coincidiendo con el octogésimo segundo aniversario de la proclamación de la II República, banderas tricolor y soviéticas en abundancia, lo que da a entender que para muchos representan la misma cosa, en manos mayoritariamente de jóvenes, de generaciones posteriores a la transición, que no vivieron el franquismo, ni siquiera los últi- mos años, gentes [por su aspecto] de poco estudio, que saben por lo que les cuentan, por tanto mal enseñados. O ni eso, de ahí que ignoren todo aquello que se prestan a defender hasta el punto de reivindicarlo.
Se puede ser republicano, honradamente, inteligentemente, lógicamente, por supuesto, incluso en España, malo sería que no se pudiera porque algo estaría fallando

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies