El ocaso de las subvenciones

18.04.2013 | 04:45
JULIÁN BALLESTERO CHILLÓN
JULIÁN BALLESTERO CHILLÓN

La cultura de la subvención cotiza a la baja en un país donde no hay dinero ni para vacunas. Se salva la duquesa de Alba porque el millón de euros de regalo por mantener (o no) sus fincas en Salamanca le llega de Europa, y allí todavía rige la vieja política de cuando se pagaba por no producir. La duquesa produce tanta lástima como envidia, y la UE le ayuda a sobrellevar su desdichada y voluptuosa vida con 2.500 euros diarios, solo por sus terrenillos en el campo charro. Bruselas no mira la opulencia sino la hectárea y así nos va.
En cambio, la patronal nacional CEOE se dispone a vivir de las cuotas de los empresarios afiliados, un hecho histórico que la convertiría en un organismo pujante, creíble e influyente, si no fuera por los cursos de formación, a los que el presidente Rosell se agarra como a clavo ardiendo. Porque de nada sirve que le retire el Gobierno las jugosas gavelas con las que compra su complacencia (como la de los sindicatos) si renuncia a esos fondos a cambio de incrementar su participación en el chanchulleo de unos cursos que, como todo el mundo sabe, por experiencia o de oídas, no sirven sino para engordar las arcas de quienes los promueven, bien sea CEOE, CCOO o UGT.
Si de verdad se aspira a la independencia, hay que renunciar también a ese engañabobos de la formación. Y ya tenemos un ejemplo muy cercano: Agustín Prieto, secretario regional de UGT, que ha anunciado un plan de autofinanciación de la organización en la Comunidad sin subvenciones, cursos ni programas institucio- nales. Una experiencia inédita en la historia del sindicalismo español, marcada por la dependencia de la teta del Estado.
El día en que la patronal y los sindicatos vivan de las aportaciones de sus afiliados, podremos decir con Alfonso Guerra que a esta España no la conoce ni la madre que la parió. Y si los partidos, financiados con el dinero de todos los españoles les voten o no, y engordados con los créditos de los bancos y cajas los reclamen o no (que la mayoría los condona a cambio de complicidad e indultos),

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA.

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies