Margaret

12.04.2013 | 04:45
ELENA SÁNCHEZ
ELENA SÁNCHEZ

Thatcher, por supuesto. La pequeña Margaret nació en una familia de tenderos de clase media. Fue educada con un sentido de la disciplina y del trabajo bastante ajena a lo se suele llevar por nuestras tierras. Sus padres, de convicciones morales estrictas, inculcaron en la pequeña la importancia de que su conducta se guiara por valores firmes. Y para concluir el cuadro comprendió muy pronto que el peor negocio que se puede hacer es gastar más de lo que se gana. Hija de comerciantes, al fin y al cabo.
Con ese bagaje por medio no es de extrañar que Margaret estudiara en le Universidad de Oxford una de las más prestigiosas de Gran Bretaña. Esta sí figura entre las primeras del ranking mundial y poco se parece a la situación deprimente por la que atraviesa nuestra Enseñanza Superior. Y esto es más triste porque nuestra querida –a pesar de todo- Universidad de Salamanca es contemporánea de la inglesa. La diferencia, sin embargo, es abismal. La razón no es solo que el pragmatismo inglés haya mimado a sus Centros Superiores Históricos. Aquélla hay que buscarla más en la calidad de los estudios y la dificultad para instruirse en sus aulas. Allí priman la capacidad intelectual sobre cualquier cosa y no por ello consideran que ese elitismo académico sea una rémora.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies