Farsantes

10.04.2013 | 04:45
ALBERTO ESTELLA
ALBERTO ESTELLA

Hay que ver lo bien que lloriquea Ada Colau. Brilla en el papel de lamentatriz, envuelto en discursos demagógicos. Y cobra, no solo por plañir en los desahucios, sino sobre todo por incitar a sus seguidores a practicar esa deleznable coacción que llaman escrache (el término es apropiado si aceptamos que el palabro viene del lunfardo „ladrón„, la vieja jerga de maleantes de barrio bonaerense). Colau es la versión actual de la plañidera, profesional del llanto en funerales y entierros. Pero ésta, además, es inductora de un proceder de perfiles claramente delictivos, que la convierte en perturbadora, ladrona de derechos inviolables de la persona. Quevedo diría de la moza que "hace con perfección el personaje/ en obras, en acciones, en lenguaje".
Con la misma desvergüenza, ayer, en la vista oral de su último juicio, se desmayaba el cabrón del "Solitario" (asesinó en un atraco a dos guardias civiles). La Juez, informada por el forense que el individuo del banquillo tenía el pulso y la tensión arterial de libro, vamos, que fingía el desvanecimiento „Calderón puro„, le llamó severamente la atención y siguió la vista oral. Las simulaciones no faltan ni en el futbol.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies