El sindrome de Medea

09.04.2013 | 04:45
MARTA ROBLES
MARTA ROBLES

La mitología griega no ha dejado entre nosotros ningún síndrome más terrible que el de Medea. Imaginar que una madre puede acabar con la vida de sus hijos, carne de su carne y sangre de sus sangre resulta más impensable que el mismo crimen perpetrado por un padre. Sin embargo, no sólo hay padres enfermos y malvados, también hay madres malvadas y enfermas. Medeas que mandan matar a sus vástagos o los matan con sus propias manos. En realidad, el síndrome de Medea, trasladado a nuestros días, lo sufren tanto hombres como mujeres, que pretenden vengarse de aquellos con quienes engendraron a sus descendientes de la manera más cruel. Según la estadística, la mujeres-Medeas suelen matar a los hijos cuando son pequeños y los hombres-Medeas, cuando son adolescentes. Esa venganza psicótica, suele ir, según los expertos, acompañada de un hartazgo o una repulsión hacia los niños o adolescentes; a veces, incluso, presos de alucinaciones, llegan a ver a los pequeños como monstruos a los que algún demonio pérfido les ha cambiado por sus hijos.
Otras, simplemente, desean quitarse la propia vida y antes de hacerlo deciden que será mucho mejor para sus pequeños morir, que acabar custodiados por el otro progenitor.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies