Pulgas

02.04.2013 | 04:45
MARTA ROBLES
MARTA ROBLES

Dice el refrán que "a perro flaco, todo son pulgas" y, sin que nadie se moleste por la comparación, diré que eso es lo que parece que le pasa a la Casa Real. Probablemente si hace unos años se hubiera sabido de la herencia de Don Juan a sus hijos ni siquiera se hubiese contado. Y de contarse, se aceptaría de otra manera. En estos días convulsos, aunque el asunto esté, como dice el Partido Popular (PP), prescrito y no venga al caso, lo cierto es que empeora la credibilidad de la Corona, tiznada por los urdangarines, las corinas y hasta, si me apuran por los elefantes.
Todo el mundo parece querer apuntarse a ese querer lapidar a la monarquía, desde el "sagaz" Andrew Morton, que anunció un libro audaz que ha resultado ridículo y de fuentes más bien poco contrastadas, hasta los cronistas de la vida diaria, que se empeñan en analizar hasta el último resquicio de sentimiento de reyes, príncipes e infantas.
Es cierto que la Familia Real, por su condición de serlo, está obligada a compartir buena parte de su vida con la de sus súbditos, pero no toda, desde luego; ni creo yo tampoco que a los súbditos les convenga analizarla al milímetro. Sobre todo, porque no hay rey ni plebeyo que lo aguante.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies