La trampa de la letra pequeña

01.04.2013 | 04:45
ROBERTO ZAMARBIDE
ROBERTO ZAMARBIDE

En un fin de semana como este, en el que nos han birlado una hora de nuestra vida por la cara, se dan las circunstancias para que tomemos conciencia nítida de la fugacidad del tiempo y de lo rápido que se pasa la vida, más aún cuando tu gobierno decide apretar por decreto el botón del avance rápido, aquel "fast forward" de la época de los casetes. Al tiempo que nos hacemos mayores, logramos desentrañar algunos de los secretos que nos fascinaban de críos. En otras palabras, le vemos las tripas a la maquinaria oculta de la vida, con lo que se nos derrumba parte de la magia de las cosas que nos deslumbraba cuando éramos más inocentes. Otro añadido que nos viene con los años es que a partir de una imprecisa línea de ecuador vital, los seres humanos solemos perder agudeza visual, y eso es una faena en muchos aspectos. Hasta el fatídico día en que nos rendimos y admitimos llevar gafas, resulta que cuesta mucho más leer las instrucciones del nuevo televisor de plasma, que vienen en el mismo cuadernillo que antes pero ahora apretadas con letra enana para que quepan en doce idiomas de la UE, además del turco. También es una odisea entender las indicaciones de lavado de ese nuevo jersey, detectar el nivel más o menos cancerígeno de los alimentos que compramos o las condiciones de esta tarifa de telefonía tan seductora.
Los que inventaron la letra pequeña para esconder la información verdaderamente importante de los artículos de consumo conocían bien lo del bajón de la vista que sufrimos todos a los cuarenta y tantos. El escándalo de las preferentes es hoy el mejor ejemplo de un uso perverso de la letra pequeña para sacar provecho cuando se convierte en herramienta en manos de los avariciosos, pero las trampas en tipografía minúscula, apenas ilegible si no disponemos de una buena lupa, están por todas partes, acechando a nuestras decisiones tomadas de buena fe a partir de un atractivo folleto de colorines o una comercial simpática.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies