FERIA DE BILBAO

Del Álamo, sin opciones con el violento sexto en Bilbao

Dio una vuelta al ruedo en el tercero, mientras que Curro Díaz paseó un trofeo de poca entidad tras lidiar a un bravo toro de Alcurrucén

21.08.2017 | 19:41
Juan del Álamo, en el patio de cuadrillas.

Incómodo, violento y deslucido en conjunto, el sexto que cerró la función de Bilbao no se lo puso fácil a Juan del Álamo en el cierre de la fiesta. Faena larga del torero de Ciudad Rodrigo en la que trató de limar todas las asperezas con un toro que poco a poco fue cerrando las puertas sin ánimo de lucha ni de emprender batalla alguna. La fuerza la empleó para defenderse y para soltarla a taponazos. A base de firmeza el espada mirobrigense buscó agua de lo que pareció un pozo seco porque Carasucia plantó renuncio sin ánimo de guerra en un trasteo sin pena ni gloria.

Con una larga cambiada arrancó el saludo capotero al tercero, en la que se le quedó muy corto solventando el trance con fortuna dentro de un saludo con poca conexión en el tendido en el que el toro flojeó sin disimulo generando las protestas del respetable. Sin apenas castigo en los dos encuentros con el caballo cada vez mostró más su debilidad de remos agitando las iras del respetable, sin embargo se mantuvo en el ruedo. Brindis sentido al cielo en recuerdo de Iván Fandiño, anunciado para tan día como hoy solo unos días antes de la trágica tarde de Aire Sur L´Adour. Del Álamo administró la poca fortaleza de Altanero, el tercero de Alcurrucén, el toro más armónico y con menos cuajo del envío, en las dos primeras tandas, mano baja, pero con temple y medida en el metraje de las series. Las tres primeras crecieron sin lanzarse en los remates ligados de pecho, antes el toro tuvo el defecto de la falta de repetición y eso limitó la conexión con el tendido. Lo mismo sucedió en el cuarto envite cuando cogió por primera vez la zurda. La falta de transmisión marcó el ritmo de una faena larga y aseada pero sin conexión con la parroquia. Al final apretó y exigió más al toro, provocando y apretándole el acelerador pero el pupilo de Alcurrucén ya estaba deseoso de encontrar el cobijo del refugio de las tablas.

Joselito Adame firmó una faena larga, de más a menos, al segundo, un toro noble y con duración pero que al que le faltó repetición. Se gustó toreando sobre todo con la mano diestra, con la pierna escondida y la muleta retrasada, defectos que compensó a base de gran firmeza de planta y asentadas formas. La faena se fue diluyendo, como la del quinto, que empezó lo grande por un arriesgado inicio por estatuarios muy ceñidos y acabó en nada después de no acertar con las distancias en labor farragosa y de poco tino con el noble quinto. Con el primero Curro Díaz apenas pudo poner tesón y voluntad con un astado incómodo y arisco; y aunque cortó la oreja del cuarto, el de Alcurrucén estuvo por encima de él en un trasteo que empezó con mucha torería y cuajó dos buenas series intermitentes, antes de que un rosario de enganchones emborronaran un trasteo coronado de pinchazo y bajonazo que dejó en evidencia la concesión de un trofeo impropio de la supuesta categoría de esta plaza.

LA FICHA / BILBAO. Tercera de las Corridas Generales.
Media entrada en los tendidos en tarde de sofocante calor. Se lidiaron 6 toros de ALCURRUCÉN, noble pero sin entrega, a excepción del 4º, que fue bravo y encastado. CURRO DÍAZ, silencio tras aviso y oreja; JOSELITO ADAME, silencio y ovación con saludos; JUAN DEL ÁLAMO, vuelta al ruedo tras petición y silencio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Pueblos de Salamanca
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies