FIEBRE EN LAS GRADAS

El juego estéril

¿No nos estaremos pasando un poco de la raya con tanta euforia?

16.06.2016 | 09:12
Celebración del gol de Piqué.
Celebración del gol de Piqué.

Me da que ese providencial centro a la olla de Iniesta que remató Piqué cuando se nos acababa el tiempo en el debut de España en la Eurocopa, nos está pintando de rosa la realidad. Sí, de momento ese gol en el minuto 86 sirvió para que los cronistas deportivos que afilaban los cuchillos contra Del Bosque, se volviesen de pronto tan jubilosos y entusiastas como las exultantes serenatas televisivas de Camacho, pero ¿no nos estaremos pasando un poco de la raya con tanta euforia?

Me temo que la realidad es que a la selección española le viene costando un mundo ya no sólo hacer ocasiones claras de gol, sino incluso lanzar un simple disparo a portería. Venimos tanto tiempo presumiendo de un estilo de juego que prima el pase y el manoseo del balón como filosofía, que pareciera que se ha convertido en pecado mortal ganar un partido sin atravesar regateando la misma línea de gol para dejar el balón mansamente en la red. Como si traicionar los viejos hábitos de ciertos jugadores ya jubilados de la selección como Xavi Hernández, estuviera prohibido por la Federación Española. O que acaso piensen que no es reglamentario meter un gol por la escuadra desde fuera del área. Con lo chulo que fue el de Payet contra Rumania. O el de Modric contra Turquia. O el de Bale contra Eslovaquia.

Luego ocurre lo que ocurre. Cuando quedan cinco minutos para que acabe el partido vemos a Del Bosque sudando apurado en la banda mientras ordena a nuestros defensas centrales que tienen bula para recuperar de golpe la furia española e intentar cazar alguna de esas de las que pillaba al vuelo en el siglo pasado Santillana. No es normal que incluso un equipo tan humilde como la República Checa tuviera hasta tres ocasiones más claras que las que disfrutó España, cuando jugaron prácticamente todo el partido reculados en su propio área. Más nos valdría rebajar un poco el nivel de euforia y mirarnos un poco la cuestión de la ineficacia y el peloteo estéril antes de que algunos de esos equipos de los que asustan hasta desganados (caso de Alemania, Francia o Italia) nos corten el rollo antes de tiempo. No sería la primera vez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies