FIEBRE EN LAS GRADAS

El Real Madrid le escribe un buen guión a Piqué

El fútbol es así, caprichoso e imprevisible. Por eso gusta y existen apostadores y quinielas

07.04.2016 | 13:12
Cristiano Ronaldo, cabizbajo tras el partido de Champions.
Cristiano Ronaldo, cabizbajo tras el partido de Champions.

Se había quedado el pasado sábado Piqué, completamente en blanco, sin un chiste malo de esos que echarse a las redes sociales y que sus seguidores celebran como el colmo de la inteligencia. Pero de pronto ayer miércoles todo el Madrid en pleno, equipo en el que tiene algún conocido y muchísimos amigos, decidieron apiadarse de él y escribirle de un tirón todo el guión de un buen monólogo para el club de la comedia. Seguro que hoy su periscope, su twitter, su instagran y todo su arsenal de tecnología punta arde de gusto reconfortando a la tropa de seguidores al menos hasta su próxima visita al Vicente Calderón donde a lo peor vuelven a cortarle el rollo. O no. El fútbol es así, caprichoso e imprevisible. Por eso gusta y existen apostadores y quinielas.

El primero en darle gusto a Piqué fue el propio Zidane, tan acertado en la toma de decisiones en el clásico, que incomprensiblemente mandó a Carvajal a descansar como si cumpliese ciclo de tarjetas, a pesar de ser uno de los jugadores imprescindibles. Tal vez Zidane quisiera darle al peligroso Draxler, una buena autopista para reivindicarse como jugador top, asaltando sin impedimentos la portería del Real Madrid. Dicen los que saben que en el Oporto, Danilo jugaba muy bien. A mi me parece a estas alturas que lo que ha demostrado en el Real Madrid es que a pesar de lo invertido en su fichaje, o atraviesa la pájara del siglo o es un completo desastre, tanto defensiva como ofensivamente.

El segundo en ponérselo fácil al manantial de idioteces de Piqué, fue el colegiado anulando el primer gol del partido marcado por Cristiano Ronaldo en un dudosísimo fuera de juego, negándole un penalti como una catedral a Bale y pitando otro de ciencia ficción en el área contraria cometido en este caso por Casemiro. Después de esto, llegó la debacle, precedida de una inoportuna lesión en la rodilla de Benzema, el único jugador del Real Madrid que si Modric no tiene el día, parece tener idea de cómo remediar el habitual cortocircuito que tan frecuentemente sufre la media en su afán por conectar con la delantera del equipo. A partir de ahí el Real Madrid sufriría un tremendo ataque de nostalgia por ese juego que ha caracterizado algunos de los peores momentos de la temporada. Un Real Madrid con la defensa a uvas (lamentable la temporada de Sergio Ramos) una media perdida y sin imaginación y una delantera cómoda y desmotivada (acaso salvando la buena voluntad de Bale) a la que pareciera que exigirle apoyo defensivo, movilidad o desmarque es poco menos que pedirle un imposible. Al menos cuando enfrente no tiene un equipo cuyo nombre suene mucho más familiar que el de Wolsburgo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies