FIEBRE EN LAS GRADAS

El rodillo alemán

26.04.2013 | 10:05
Los jugadores del Borussia celebran el triunfo. | EP
Los jugadores del Borussia celebran el triunfo. | EP

Günter Netzer, aquel rubio de larga cabellera que en los años setenta nos hizo tan felices llenando de magia y elegancia la media punta del Real Madrid, lo aventuraba en su habitual columna de un diario deportivo alemán: la final de este año de la Champion la jugarán el Bayern de Munich y el Borussia Dortmund. Y claro, creíamos que además de aquella elegante planta de entonces (cuando ví su foto actual se me pareció mucho al Fary) había perdido el juicio.

Pero no, Netzer hoy podría dedicarse a la videncia o a las quinielas si quisiese y podría hacerse de oro. Los equipos alemanes nos han infligido a todos la más dolorosa cura de humildad que se recuerde pasando como un rodillo sobre los dos equipos españoles que hace sólo un par de días creíamos que eran nada menos que los dos mejores equipos del mundo. Con su portentoso físico, su talento técnico y su disposición táctica, el Bayern aniquiló definitivamente toda la soberbia de los profetas extasiados ante la suprema eficacia de la posesión del balón y el rondito horizontal (repasar declaraciones de Xavi Hernández hace sólo una semana). Igualmente el Borussia acaba de birlarnos a los madridistas con nuestras propias armas -las del contrataque vertiginoso y directo-, ese maravilloso espejismo con el que ya veíamos al capitán del Real Madrid acercarse a la décima, esa copa de orejas grandes que tanto obsesiona a la parroquia del Bernabéu.

Especialmente, se antoja definitiva la derrota del Barcelona, ante el Bayern, el equipo más en forma de todo el campeonato, una derrota que abre también una necesaria regeneración tras varios años triunfales fieles a un estilo que por encima de filosóficas teorías, lo marcan una serie de jugadores que coincidieron en el tiempo. La impotencia mostrada por el equipo catalán y los muchos recursos del actual Bayern, ni siquiera parecen conceder esperanzas que alcancen para ganar el partido, cuanto más para marcarle nada menos que cinco goles a los alemanes.

Menos definitiva parece la derrota del Real Madrid ante el Borussia de Dormund que a diferencia del aplastante Bayern terminó el encuentro perdiendo tiempo y pidiendo la hora siendo consciente de que el botín de los cuatro goles del delantero centro Lewandosky más que a un suceso muy habitual parecía obedecer al conjuro de una noche única y afortunadísima en que le robó la fórmula de crak galáctico a Messi o Cristiano. El Real Madrid (que pasaría eliminatoria con un difícil pero no tan improbable 3 a 0), puede hacerlo, ya no sólo apelando a la épica y a la leyenda histórica del club con la mayor cantidad de remontadas en esta competición que exista, sino porque parece imposible que todos los jugadores esenciales del equipo vuelvan a repetir uno de los partidos más lamentables y con más errores –individuales y colectivos- que se le recuerdan en todo el campeonato.

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies