FIEBRE EN LAS GRADAS

Casillas o Diego lópez, bendito dilema

05.04.2013 | 22:15
Iker Casillas y Diego López.
Iker Casillas y Diego López.

También entonces, cuando uno empezó de niño a drogarse con este maravilloso juego, había dos magníficos porteros en el Real Madrid. Uno era García Remón y otro Miguel Ángel. Cuando uno de los dos se lesionaba, cosa que solía ocurrir con bastante más habitualidad que ahora, el otro se adueñaba de la portería para hacerlo rematadamente bien.
García Remón nos hacía olvidar al Miguel Ángel lesionado que primero trataba de recuperarse y después pasaba a ocupar el banquillo sin que nadie pidiese la cabeza de su compañero o disparase veneno contra el entrenador de aquel entonces considerándolo irrespetuoso o deshonesto con las intocables instituciones. Y cuando García Remón sufría una lesión, nadie volvía a acordarse mucho de él porque Miguel Ángel le suplía con todas las garantías en la portería madridista. Tanto era así que incluso el que estaba jugando de titular en el Real Madrid, también era llamado por el seleccionador nacional para ocuparse de la portería de España. No recuerdo otros porteros que entre los memorables Iribar y Arconada se adueñasen de la portería de España, más que estos dos magníficos y entrañables guardametas que entonces tuvo el Real Madrid alternándose en saludable competencia.
Es obvio que Íker Casillas acumula muchos más títulos y repercusión mediática que aquellos dos excelentes porteros de los años setenta y principios de los ochenta. Aunque considerar a cualquier jugador como el mejor del mundo, es una cuestión muy opinable, durante los últimos diez años, nadie duda de que Casillas por méritos propios ha sido el mejor o uno de los mejores.
También es verdad, para cualquiera que haya tenido la oportunidad de seguir con atención esta temporada los partidos del Real Madrid, que Casillas estaba atravesando sin duda la más baja forma de toda su carrera. Aunque seguían siendo milagrosas algunas de sus intervenciones bajo la portería o en el mano a mano, nunca se le vió tan nervioso en el juego aéreo (la cantidad de goles encajados a balón parado comenzó a ser inaudita y el portero siempre tiene su parte de responsabilidad en estas lides) ni se le vió tan titubeante en los disparos que llegaban a portería desde lejos que comenzó a despejarlos por sistema en vez de a bloquearlos como acostumbraba. Su juego con los pies, otro de las escasas debilidades de Casillas con respecto a otros porteros, también nos había ofrecido esta temporada algunos de los instantes más comprometidos de la portería del Real Madrid en esta temporada. Seguramente detrás de esta baja forma de Casillas, estaba la decisión de Mourinho (un entrenador tan exigente que es capaz de abroncar a Cristiano por no cubrir la subida de un lateral del equipo contrario, el mismo día que marca un hat trick) de darle un toque de atención cuando en vísperas de las pasadas navidades una jornada vimos con sorpresa que salía de titular Adán. Lamentablemente Adán demostró durante esa breve suplencia de Casillas, que estaba muy por debajo de lo exigible a un portero de un equipo como el Real Madrid e incluso de la necesidad de buscar otro portero más competitivo que no dejase dormirse en los laureles al capitán. Pero entonces, cuando Casillas ya había vuelto a ser titular del Real Madrid, tras el toque de atención, llegó la lesión.
La contratación del también internacional y canterano del Real Madrid, Diego López, un portero con garantías para cubrir cualquier portería del mundo, nos devuelve un poco a aquellos tiempos en que García Remón y Miguel Ángel se disputaban el puesto en la portería del Real Madrid y donde la sana competencia entre los dos, servía para que el club, se olvidase de sus dudas en la portería. Ahora lo está haciendo maravillosamente bien Diego López y es lógico que él ocupe la portería, como también Varane ocupa el puesto que Pepe perdió por lesión, sin que ello sirva para alimentar polémica a pesar de que Pepe ha demostrado también ser uno de los mejores defensas centrales del mundo.
Ojalá esta saludable competencia entre los dos porteros, sirviera para que todos los madridistas estuviéramos contentos y satisfechos de contar con dos excelentes porteros, sin hacer caso a los que buscan en este bendito dilema una ocasión perfecta para dividir a la afición, sembrar cizaña y disparar una vez más su inexplicable animadversión contra el "odioso" entrenador, ese mismo que durante tres años seguidos lleva metiendo al Real Madrid en las semifinales de la Champion tras ocho años seguidos sin catarlas.

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies