A PIE DE CALLE

"El difícil puzzle parlamentario (III): nuevas elecciones"

Todo parece preparado para una nueva cita con las urnas si en esta semana no se produce un acuerdo 'in extremis'

25.04.2016 | 17:45
Felipe VI saluda a Patxi López.
Felipe VI saluda a Patxi López.

Tras los acontecimientos y declaraciones de los últimos días parece evidente que iremos a unas nuevas elecciones generales. La cita con las urnas será previsiblemente el próximo 26 de junio.

Desde que los ciudadanos decidieran con su voto quiénes iban a ser sus representantes para los próximos cuatro años el pasado 20 de diciembre, todo lo sucedido -con sesión de investidura fallida de por medio- parece haber sido el preludio de una nueva campaña electoral con la mirada puesta de nuevo en las urnas. El PP, partido más votado en las elecciones de diciembre, ha insistido hasta la saciedad en una estrategia de exasperante pasividad, insistiendo además en que el único pacto posible entre fuerzas políticas pasaba por la famosa "gran coalición" que sólo los dirigentes del PP y Podemos alimentan -también los de Ciudadanos, aunque en un tono y con finalidad diferentes-.

Llama poderosamente la atención que los intereses de PP y Podemos sean coincidentes a la hora de alimentar una teoría con escaso fundamento, observando el transcurso de los acontecimientos. Cierto es que la estrategia alimentada por partidos aparentemente antagónicos tiene un objetivo claro y común: debilitar la posición del PSOE. El PP sabe que el PSOE es su único rival posible como alternativa de Gobierno y alimenta la teoría de la "gran coalición" porque este pacto cuenta con un amplio rechazo entre las bases socialistas. Por otro lado, a Podemos le interesa también alimentar la teoría, aunque con otro objetivo: ocupar el espacio político del PSOE y ser la fuerza política hegemónica en la izquierda. Ambos partidos, pese a sus diferencias ideológicas, hacen frente común para poner en práctica el famoso "divide y vencerás".

Pese a los intentos de confusión, lo cierto es que la ciudadanía ha identificado en PP y Podemos gran parte de la responsabilidad por la más que posible repetición de elecciones. En la figura concreta de Mariano Rajoy por que, pese a ser quien más votos obtuvo, ha dejado pasar el tiempo mientras los demás intentaban un pacto alternativo a sus dañinas políticas. Y, en el caso de Pablo Iglesias, por haber articulado una estrategia confusa y únicamente pensada para la política de plató televisivo, pasando de la exigencia de "sillones" en un gobierno de coalición a una actitud menos agresiva en los últimos días, pero cargada de exigencias difícilmente asumibles (como la línea roja del referéndum independentista) torpedeando así nuevamente una posibilidad de pacto entre partidos.

Todo parece preparado, por tanto, para una nueva cita con las urnas. La maquinaria electoral se pondrá en marcha automáticamente si en esta próxima semana no se produce un acuerdo "in extremis" con una mayoría para formar nuevo Gobierno. Pero no podrán ser unas elecciones como otras porque la ciudadanía no entendería una campaña al uso después de todos lo ocurrido y las actitudes de unos y otros. En nuevos comicios, la ciudadanía será todavía más exigente y seguramente mostrará más pasividad ante la llamada a las urnas, provocada por el hastío hacia determinados partidos que no han sabido interpretar el llamamiento ciudadano: pónganse de acuerdo para conformar un Gobierno distinto que devuelva la dignidad a las personas. Los culpables de no haber facilitado ese Gobierno de cambio, distinto al de los últimos cuatro años, deberán pagarlo en las urnas.

 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies